Contacto Via Mail.

Translate

domingo, 7 de septiembre de 2008

MARCHA PARA TOMAR CONCIENCIA

RECLAMOS DEL PÁRROCO DE LA QUIACA POR LA SITUACIÓN SOCIAL EN JUJUY
Jujuy al Día - agosto 26 - Desde La Quiaca (Jujuy), el sacerdoteJesús Olmedo afirmó que "los números nos resbalan, lo que nos duele esla gente que sufre". Fue al referirse a las cifras de la pobreza y lamortalidad infantil difundidas públicamente.
Por radio Continental, consideró que la inflación "destruyó lacapacidad adquisitiva de la ayuda social de 150 pesos", que no se hamodificado en los últimos ocho años: "la garrafa sale 30 pesos y durauna semana. (Los pobres) no compran leche. A las escuelas no les hansubido la cuota alimentaria", ejemplificó.
El religioso se refirió a la "Marcha de los excluidos" que serealizará desde el interior "para generar conciencia en la poblaciónsobre la situación de la pobreza".
"La gente con recursos debe saber que hay un 30% de pobres en elpaís, que no puede comprar ni siquiera leche", ilustró.
Además, les reclamó "responsabilidad a los dirigentes sociales", ycitó como ejemplo a Raúl Castells, que "reclamó vacas a la SociedadRural que nunca llegaron a Jujuy".
"Pedimos que el Gobierno invierta en obra pública aquí para quehaya trabajo. El Gobierno provincial no hace nada. Alicia Kirchnermandó a asistentes sociales a La Quiaca hace veinte días. Quierenintentar paliar un poco la situación de promesa. Eso hay que alabarloporque por lo menos se han preocupado", reconoció Olmedo.
Asimismo, encareció que le impresionó "la cantidad de personas quehan hecho campañas impresionantes para que aquí no faltasen losartículos de primera necesidad".

LOS INVITO A COMPROMETERSE EN EL TRABAJO PARA ERRADICAR LA EXCLUSIÓN ESCOLAR

35% DE JÓVENES DEL CONURBANO BONAERENSE SIN EXPECTIATIVAS NI ESPERANZAS
Diaro Popular- agosto 26 - El 35% de los adolescentes y jóvenes de entre 15 y 20 años que vive en el Conurbano Bonaerense y no estudia ni trabaja cree que dentro de cinco años va a estar "muerto". El escalofriante dato surge de una encuesta encargada por elministro de Desarrollo Social provincial Daniel Arroyo y encendió unaluz de alarma en el gobierno de Daniel Scioli. La encuesta fue elaborada a fines del año pasado por lacátedra Unesco a pedido de Arroyo y dividió a los adolescentes yjóvenes en cuatro grupos: los que "sólo estudian", los que "estudian ytrabajan", los que "sólo trabajan" y los que "no trabajan niestudian". Según el relevamiento, el grupo de los que "sólo estudian"está conformado por jóvenes pertenecientes a unidades familiares delos sectores medios típicos, mientras que el de los que "estudian ytrabajan" comparten ciertos rasgos con los anteriores. Pero tantoellos como sus familias "se encuentran con cierta precariedad einestabilidad económica y laboral", lo cual los hace "vulnerables". El informe destaca que en el grupo de jóvenes que "sólotrabaja" convive dos realidades distintas. Por un lado, están los quetrabajan y han abandonado los estudios formales y, por otro, estánquienes han finalizado la educación media y no siguen estudiossuperiores. Los primeros pertenecen a sectores precarizados condiversos niveles de vulnerabilidad. Los otros, en cambio, están máscerca de pertenecer a los sectores medios. El grupo de riesgo, en tanto, es el compuesto por jóvenes que"ni trabajan ni estudian". Por sus atributos familiares ysocioeconómicos podría decirse que se trata de jóvenes que viven"diversos niveles de exclusión". Al ser consultados sobre las "expectativas sobre el futuro",el 35% de los adolescentes y jóvenes de 15 a 20 años que no estudianni trabajan respondió que "dentro de cinco años" va a estar "muerto oexcluido". Otro 30% dijo que se ve "con trabajo precario" y elrestante 35% aseguró que podrá cumplir con su vocación.