Contacto Via Mail.

Translate

lunes, 29 de septiembre de 2014

Violencia escolar- social

Los alumnos son personas
La violencia social surge de la gran desigualdad de oportunidades  que tienen las personas, de llevar una vida digna con acceso a la salud, la educación y el trabajo. En la familia repercute  cuando no hay comunicación y  se reemplaza el diálogo  por la agresión..
Los alumnos son personas no problemas.
Si los chicos (tan erróneamente) llamados “problema”  encuentran en la escuela un espacio útil para prepararse un futuro digno,  tendremos una escuela dinámica, generadora de cambios y sin futuros excluidos.
Ya que en la actualidad, pareciera que algunos docentes no caen en la cuenta de que la repitencia es la matriz natural de la deserción escolar. La repitencia, la deserción, y la exclusión social, en definitiva son las caras de una misma moneda.
Los problemas que presentan los alumnos, en su sentido más amplio, son la manera que estos tienen para llamar la atención de padres, docentes y hasta de la sociedad toda. Son un síntoma.  

En estos casos la escuela debe responder con la contención del alumno, primero, y seguidamente con apoyo profesional y seguimiento del chico, de tal manera que este pueda superar la situación que le ha creado conflictos y se integre al resto del alumnado en la tarea cotidiana.

Integracion Escolar

Siempre se ha tomado la inclusión escolar  como meta  y desafío, pero, sin una mirada integradora de la persona, la mera retención escolar, -a la cual la inclusión queda reducida-, deja a la persona fuera de la sociedad.
Suele otorgársele una vacante a un alumno que repitió o que tiene problemas en el aprendizaje,  y se cree, erróneamente, que de esa manera ya está “integrado”. En realidad no es así, si no se le da a ese alumno en formación, su lugar, en la comunidad educativa. Un lugar valioso, útil, independientemente de las fortalezas y debilidades, que axiológicamente, puedan plantearse sobre su proceso de aprendizaje. Esto significa que se lo tenga en cuenta, se lo llame por su nombre, le hagan señalamientos sobre su conducta  a solas, sin avergonzarlo,  o en el peor de los casos, sin sacarlo de la escuela.
La integración es cambiar la falsa idea del cajón de manzanas buenas con una podrida. Se dice que esta pudre a todas. Este planteo se suele utilizar comparando a los alumnos con manzanas. Pero si renovamos este pensamiento lineal, utilitario y anacrónico observando que cada manzana tiene una función determinada, que no todas van al cajón de la frutería, sino que hay otras que son necesarias para el compost, para mejorar la tierra, que tienen otra función, que no todas son para vender como fruta comestible, nuestra visión se hará más amplia, más rica y más útil. Es el ejemplo más claro para la integración. El trabajo es mayor, porque es más realista, más complejo, más rico, y dará mejores resultados que una enseñanza con mirada parcial, en una sola dirección, como un caballo con anteojeras.


sábado, 27 de septiembre de 2014




 los docentes suelen tirar el problema afuera de la institución escuela. Se busca a culpables. Como dice Álvaro Marquesi en el libro de Antonio Feltrin, la escuela tampoco tiene la culpa. Simplemente a veces falta la autoridad, la falta de criterios para controlar la clase o a algún alumno en particular.  Si tenemos  que encontrar culpables deberíamos estar todos  adentro, como  comunidad educativa., como sociedad. Padre , alumnos y docentes  son responsables del fracaso escolar, pero los adultos somos quienes debemos educar a nuestros hijos y alumnos. No se pueden dejar afuera a todas las circunstancias extraescolares en  la  que convive el alumno.



¿Deserción o exclusión ?


Luego de años de retención escolar, vemos que aquellos niños en situación de riesgo no han sido integrados porque no han sido aceptados con sus diferencias:  intelectuales, emocionales, sociales, culturales…  Sus diferentes lenguajes y saberes fueron descalificados, invalidados, a favor de un saber escolar que a su vez les resultaba  inútil en sus contextos cotidianos. Pero sobre todo a ellos mismos  no se los reconoció como necesarios, como co-imprescindibles, sino que más bien se los percibió como innecesarios, o, en muchos casos como ruidos molestos, contaminantes, es decir como “problemas de otros”. a quitarse de encima, por parte de la “comunidad escolar”…
 Ese desprecio no los hizo “libres” aunque fueron “quedando libres”, es decir afuera, al margen,  porque ya no tenían interés en concurrir a una escuela en la cual no eran aceptados, integrados.


Nuevo régimen de calificaciones en la escuela



La resolución 1.057 de la Dirección de Educación y Cultura bonaerense propone que los seis niveles del primario se dividan en dos bloques de tres años cada uno, en los que los docentes puedan interactuar para lograr que los alumnos se apropien de los conocimientos en los que fallaron sin tener que repetir de grado.

En este sentido, establece las calificaciones de "Regular", "Bueno" y "Muy bueno" para primer, segundo y tercer grado. El regular es desaprobado.

En tanto para el segundo bloque -cuarto, quinto y sexto grado- el régimen de calificación irá de 4 a 10, donde 4, 5 y 6 equivale a desaprobado.

Nora de Lucia, directora general de Cultura y Educación bonaerense, explicó que los cambios de calificación "tienen el aval de los docentes y del Consejo Federal de Educación" y aseguró que "lo que priorizamos es el saber y no la nota".

"No es que no van a existir los aplazos. Lo que hace (el nuevo régimen) es que si un chico funcionó en todas las áreas menos en una, por ejemplo, lo que hace ese chico no es promover el año sino pasar y tener desde el primer día de clases de marzo un maestro especial durante el tiempo que lo necesite hasta que incorpore todos los aprendizajes", explicó.

Fuentes del área educativa provincial señalaron que en este caso "se establece una escala más aceptable ya que la anterior (de 1 a 10) tenía 6 niveles de desaprobación y 4 de aprobación, lo que generaba distorsiones en la definición de qué es aprobar y qué es desaprobar".

"En la educación primaria es necesario formar a los alumnos como estudiantes, por lo que deben tener posibilidades ante una situación de bajo rendimiento, de lo contrario no es un sistema formativo sino eliminatorio", explicaron las fuentes.

A partir del segundo grado y hasta el sexto habrá un régimen de promoción acompañada para los alumnos que fallaron en los conocimientos de sólo un área específica, por lo cual el niño podrá pasar de grado y adquirir esos aprendizajes que faltaron con el acompañamiento de un docente.

"Hasta las teorías más ortodoxas reconocen que los sistemas de incentivo son más eficaces que los de castigo. La cuestión es salir de esta discusión, entendemos que los chicos tienen derecho de aprender y que la escuela tiene obligación de hacer que lo logren y no hay nada que no pueda ser cambiado si beneficia este aprendizaje", detallaron los voceros.

Este cambio busca "lograr una escuela que no se maneje con la lógica del mercado, premios y castigos, sino con la lógica del Estado, de derechos y responsabilidades", confiaron.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, destacó que el espíritu "es la modificación de algunas pautas de evaluación" y explicó que "hay una Resolución del Consejo Federal de Educación, que es de 2012, que habla de lo que nosotros consideramos que debe ser un camino, que es la promoción acompañada".

"Lo que por supuesto no podemos acompañar, y no es el espíritu de la norma, es que se pase de grado indiscriminadamente y que todo dé igual, nadie quiere que sus hijos pasen de grado sin esfuerzo", explicó el ministro.

La resolución de la provincia de Buenos Aires busca "un camino donde se les pueda dar tiempo a los niños. Algunos piensan que como en el caminotradicional había repitencia, para qué modificar lo que estaba bien, pero no todo aquello del sistema educativo estaba bien", reflexionó.

La provincia "ha modificado la escala de evaluación, lo que no se ha modificado es la exigencia del cumplimiento. Los números no son lo más importante de la disposición sino que se busca promover el aliento a las oportunidades y lograr cada vez más chicos en la escuela aprendiendo", revindicó.

“La medida fue tomada por el Consejo General de Educación y fue mal interpretada, por eso es importante aclararle a los padres y a las madres que envían a sus chicos a la escuela y a toda la opinión pública los alcances de esta medida”, dijo por su parte el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez.

Pérez sostuvo que la resolución “no anula la posibilidad de que se siga aprobando o desaprobando las materias en la escuela pública y privada de la provincia de Buenos Aires ni tampoco la posibilidad de repetir el grado si no se alcanza los aprendizajes suficientes”.

En tanto el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, informó que "en la provincia tenemos un compromiso con la inclusión educativa, con bajar los niveles de deserción y generar incentivos y disciplina” y consideró que “hay una distorsión política” sobre los alcances de los cambios que se implementarán en la escuela primaria, difundidos por algunos medios de comunicación

NUEVO REGIMEN DE EDUCACION PRIMARIA